• Venta de pisos.

    Tu vida no cambia cuando empiezas a afeitarte la barba. Ni siquiera sabes que eres un adulto cuando entras por primera vez a un bingo, casino…