Hasta siempre, PSOE

Hubo un momento en el que era más socialista que sus líderes. Sentía el socialismo en mi corazón cual patriota americano siente su bandera el cuatro de julio. Me ponías el himno de la rosa y oye, los pelos de punta. Pero un día vi la luz, y empecé a ver lo feo de ese partido. Las disputas internas, la falta de valentía en algunos casos, o algunas acciones estando en el poder impensables para un partido que se jacta de ser democrático y de izquierdas. A un paso de entrar y ser parte de él, pasé a estar lejos, muy lejos de su forma de ver el mundo.

Como yo, mucha gente se ha alejado del partido, ya sea como simpatizantes o miembros activos. Desde luego, no hay una sola causa de esta desconexión con el electorado, ni un único culpable. Un par de legislaturas, menos de 8 años han servido al socialismo para pasar del poder a llegar a ser muy posiblemente la tercera fuerza política del país. Desde el adiós de Zapatero, el inicio de la crisis y el relevo de Rubalcaba, el socialismo ha vivido unos años llenos de derrotas electorales, perdida de confianza, problemas de liderazgo, luchas internas por el poder y un largo etc. de situaciones para el olvido.

¿Cómo se ha llegado a tocar fondo? Nos acordamos de aquel PSOE de Almunia, teniendo los peores resultados electorales en años y saben buenos a día  de hoy para muchos socialistas. Quizás sea el momento de reflexionar y ver lo que se ha hecho durante esta última década.

Una renovación flojita

Siempre me enseñaron que hay que mirar hacia adelante y nunca hacia atrás, especialmente con los cambios. Zapatero fue una gran cara para un socialismo que a principios de siglo XXI vivía gestionado por los grandes barones autonómicos. Los que forjaron el mito de Suresnes ya se habían quedado anticuados. Ellos hicieron la revolución clandestina, con pasquines hechos con multicopistas. En el año 2000, la telefonía móvil empezaba a coger fuerza, y existía un canal llamado internet que apuntaba fuerte. Estaba claro que el cambio iba a venir bien.

Y se renovó, aunque sin dejar de lado el pasado. Se apostó y se dio peso por las figuras claves del socialismo. Porque es mejor tener contentos a las vacas sagradas a cabrearles y que empiecen a mugir. Es la diferencia entre la izquierda y la derecha en España. El conservadurismo mantiene una ley del silencio que no envidiaría a la omertá. Mientras nunca se mea fuera del tiesto, en el PSOE siempre habrá una vieja gloria que lance algún dardo. Como diría un viejo apreciado por mí, es lo que tiene haber sido un muerto de hambre, que echas de menos aquellos días de poder y te encabritas.

Después de ocho años de zapaterismo y una gestión bastante mala de los primeros años de la crisis, el socialismo se derrumbó. Es posible que en aquel entonces, España no buscase una cara amable, sino alguien que tuviese la receta para sacarnos de la crisis, y que mejor que los poderosos para ello. No era momento de poner una cara progresista o luchadora, sino amable, que diese confianza. La imagen que puede dar alguien como el viejo Alfredo Perez Rubalcaba.

Una persona encantadora, pero que no aportaba confianza. Y así se vio en las urnas. Pero más allá de éstas, se demostró que el socialismo no quería una vuelta al bunker socialista, o al PSOE de los 80 o 90. Pero se mantuvo, obligado o por voluntad propia. Y llegó el momento de elegir entre Carme Chacon y Rubalcaba. O bueno, el momento en el que el partido, de forma interna, decidiese. Visto desde fuera, pero con topos dentro, uno se entera que en realidad se vota por mantener el puesto, por seguir siendo el que controle el chiringuito en su localidad o provincia. No vaya a pasar que entre uno nuevo y mejor y te eche del sitio que llevas años calentando y en el que no has hecho nada.

Y llegamos a nuestros días. España está sumida en una crisis económica grave, con un desempleo horrible. El PSOE podría haber desarrollado una oposición demoledora contra el Gobierno. Se apostó por la llamada oposición constructiva y útil. Es decir, hablaron lo justo para no meter la pata. Se le atacó poco y mal a un presidente con una mayoría absoluta. Mientras, el pueblo llano pide acciones sociales. Para muchos, las llamadas populistas. Puede que alguien al que le entren de 3000 a vete tú a saber cuantos euros al mes en el banco, pedir esas cosas sea algo populista. Para el que las pide son necesidad pura y dura. Hubo un tipo, que curiosamente se llama como el fundador del PSOE, que vio que se podía y se debía hacer política no de base, sino de necesidad. De pueblo llano, de microeconomía. Estábamos hasta la polla de oír de la crisis de los bancos mientras media España pasaba penurias o hambre.

El 15M no abrió los ojos del socialismo, o quizás si. Por desgracia, quienes seguían controlando el pensamiento político del PSOE no vieron futuro en ese target. Llegaron las primarias, y trajeron a Pedro Sanchez, una cara bonita, un nuevo Zapatero. Perdió el socialismo más luchador, más progresista. Posiblemente el más cercano a la definición exacta de esa palabra. Se apostó por cambiar, y entraron nuevas caras con el mismo pensamiento.

El valor y pescar en el sitio equivocado

Durante los últimos dos o tres años, he tenido la sensación de que el PSOE no tenía claro cuál era su lugar para captar más votos. Su forma de pensar y de actuar me dicen que buscan el voto del centro y de los más moderados por encima de la izquierda pura. Sin embargo, después escucho a Pedro Sanchez decir que son la auténtica izquierda española. Se sienten de izquierda pero actúan como si fuesen una fuerza de centro moderado. ¿Cómo se come eso?

El 15M era una acción social contra el bipartidismo, pero el PSOE debía haber recibido el mensaje. Si quería ganar al futuro, debía cambiar. Menospreció el poder de ese germen social. Yo también lo hice. Varios años después, de aquello ha salido un movimiento ciudadano que puede que acabe con tres décadas de bipartidismo.

El PSOE necesita girar a la izquierda, y necesita hacerlo con valor. No con medias tintas. Hablar de asambleas abiertas con banderas, eslóganes o logotipos es cometer un grave error. Son mítines o actos políticos, los mismos que ha ofrecido Pablo Iglesias en los últimos meses. Sólo que para llegar a ese punto, el de la coleta, ese peligroso bolivariano ha sabido al menos teatralizar como poco el interés por la ciudadanía. No ha ido paseando con rosas o papeletas por mercados y haciendose fotos con señoras mayores. Su movimiento social recorrió España entera y se dejó ver con la gente, pero sobre todo los escuchó y se remangó las manos a su lado. Aunque fuesen actos de cara al público, está claro que los supo hacer mucho mejor que cualquier otra formación política en los últimos 30 años.

Parece que el PSOE quiere hundirse a base de sus propios ataques. El último vino con el último pacto anti terrorista. El PP ofrecía un pacto para reforzar la ley en temas yihadistas. Entre el paquete de medidas, estaba la regularización de la Cadena perpetua en España, algo que siempre ha sido un punto intocable para el socialismo español. Pese a decir en toda clase de medios y saliendo de la boca de infinidad de líderes socialistas, el partido firmó el pacto. El mismo día que se firmaba, los altos cargos del partido decían que apoyaban el pacto, pero que estaban en contra de la cadena perpetua.

Era como ver a José Tomás pidiendo el fin de la tauromaquia con las manos llenas de sangre. Si no aceptas parte de un pacto porque sabes que no es lo que necesita España, te pones en pie y le pides al resto de formaciones o de movimientos sociales que estás en contra de ello. Sólo con el respaldo de la izquierda, con Podemos, IU y las fuerzas nacionalistas, dejarías claro que España no quiere esas leyes. Pero no lo hicieron, firmaron el papel. Lo hicieron por miedo.

Y lo hicieron por miedo al qué dirá la prensa y el PP. Por miedo a lo que diga la AVT, por miedo a que les llamen terroristas o malos españoles por no apoyar una ley que de seguridad al país. Tienen miedo de las palabras de los mentirosos. Lo han tenido siempre, y hoy siguen teniéndolo. Y con este pacto, han intentado pescar votos en el sector más moderado. Por desgracia, éste o bien es votante del PP o ya es un seguidor acérrimo del socialismo de toda la vida. Mientras tapaban un hueco, abrían otro. La izquierda más plural siente vergüenza ante el apoyo a esa ley.

Faltan varios meses para las elecciones generales, pero mucho me temo que el PSOE va a recibir una buena ración de realidad. En ella verá como España ha dejado de creer en el socialismo tal y como ellos lo han cocinado. Porque ese socialismo light, poco progresista o luchador, cercano al poder y que piensa más en la macroeconomía que en el ciudadano de la calle, no es el que cautivó años atrás. Ha cambiado mucho el PSOE desde aquel 1982 en el que Felipe lograse la mayoría absoluta. Tanto ha cambiado que ahora Felipe, el del pueblo, es consejero de una gran compañía.

  1. Pingback: Hasta siempre, PSOE

  2. santaklaus

    El PSOE tiene lo que merece: traicionaron a su ideología y tgraicionaron a sus votantes. Ni siquiera han pedido perdón por haberse vendido a la banca. Bajaron el sueldo a los funcionarios un 5% para regalárselo a los banqueros. Zapatero lo niega porque se avergüenza de ello, pero esa es la realidad. Y, mientras, estos usureros se dedicaban a desahuciar a la gente.
    El PSOE se merece al menos 40 años de no levantar cabeza, de ser un partido minoritario sin posibilidad de gobernar. Les deseo lo peor de lo peor, porque EL QUE NACE TRAIDOR, TRAIDOR SE QUEDA.

  3. No me ha quedado claro en qué año o momento histórico dejaron los vellos de erizarse. Si fue a partir de ZP, fue muy tarde.
    El PSOE hace muchas décadas que dejó de merecer la confianza que elecciones tras elecciones le daba el pueblo.
    No olvidar que el mal que estamos sufriendo no empezó con ZP, ni siquiera con Aznar. Empezó con Felipe, “el del pueblo”. Sí, pero los del pueblo debieron echarle al pilón como se hacía en los pueblos con gente como él.

  4. Meisg

    Dos comentarios:
    Los militantes de los partidos que tienen un cargo público, son empleados de su empresa y como cualquier otro, hacen todo lo posible para no perder el puesto de trabajo.
    ¿Hay algo peor que uno de izquierdas que “alarga” la mano. Que daño hacen a sus votantes!

  5. un esclavo

    El PSOE y el PP os han engañado como el poli bueno y el poli malo, ninguno de los dos han representado a los trabajadores y lo unico que han hecho es enriquecer a los ricos y a ellos mismos.

  6. un esclavo

    Rubalcaba os decia que iba a cobrar el IBI a la iglesia, pero estuvo años en el gobierno y no hizo nada, el PSOE os decia que repararia a las victimas de la guerra civil y ni siquiera colaboro en desenterrarlos, os decian lo que queriais oir para ganar vuestros votos y luego no hicieron nada, os engañaron una y otra vez.

  7. un esclavo

    Os dieron el divorcio, el aborto, el matrimonio homosexual, etc. todo poco a poco para ganarse vuestros votos y a cambio empeoraron las condiciones laborales y bajaron los impuestos a los ricos, os engañaron con cuentas de cristal y os quitaron los derechos.

  8. Nemigo

    que no le des vueltas. La corrupción ha hecho mucho daño al psoe. Y que siguen los mismos. El guerra ese… qué pinta ahí?
    Medio psoe es de los años 80 y 90.
    Gestión! Donde gobierna el PSOE que vaya todo ok? pues eso

  9. pipiolo9

    Hace bastante más de 8 años que el PSOE dejó de ser obrero y socialista. Ahora ha dejado de ser partido.

  10. No te culpes de ello. Te engañaron, pero te has dado cuenta de cómo están las cosas. Afortunadamente en España hay otros partidos que estoy seguro que podrás sentirte identificado con su forma de pensar.

    Saludos y ánimo !

  11. currichi

    quien eres? Tomas Gomez? El socialismo es la garantia de progreso para un pais. si los de podemos regalan los pisos a lo mejor se van al paro 30000 albañiles en España, 600 arquitectos y 200 aparejadores. El mercado es asi, suceden estas cosas.
    Y con el PP enteraros ya , cara por cara que son todos representantes de las familias poderosas de España. Tu no eras militante luchador y concienciado , tu eras un veleta. Vete con monedero a hacer crowfunding quele va muy bien.

  12. Petarder

    @currichi : qué vergüencita ajena dais los de aparato del partido.
    Estais perdiendo, una tras otra, oportunidades de oro para recapacitar y cambiar esta imagen de niñatos malcraidos, esta cultura del “y tú más”, y esta falta de argumentos y de ideas.
    No sabes lo que significa socialismo. Que es lo mismo que le ha pasado a este partido: olvidó hace mucho tiempo qué significan sus siglas.
    Ahora, estáis en pleno proceso de descomposición, y por el camino, dejaréis aún lo poco que os queda de dignidad, por no ser capaces de reconocer vuestro error y cambiar.

  13. Uno mas

    No nos engañemos. El Psoe nunca ha sido lo que decía, eso ya desde la época del señor González que cambió la chaqueta de pana y el puño el alto por un traje y un sillón en una multinacional. Ahí se vio lo que era ese partido, la precariedad laboral no es algo nuevo se lo debemos a esos años de gobierno “socialista” En la época de Zp solo hicieron política social demagogica de mujeres maltratadas inmigrantes y homosexualidad. Todo con fines electoralistas.
    Los que rondamos los 40 llevamos nuestra vida viendo como nos mangonean los mismos de siempre Ppsoe. Pero en este país por mucho que digan que va mal ,cosa que es cierto, mientras exista el fútbol, telécinco y la gente vaya al bar seguiremos igual.

  14. currichi

    Estais temblando los del pp y los de podemos porque se presente Gabilondo. Alguien serio con un talante y una etica superior, de una capacidad de trabajo fuera de lo comun y de una gran intelectualidad. Sí, gracias al Socialismo podemos dormir tranquilos, tener estudios aunque no tengas recursos, ver telecinco y reirnos. becas , dependencia, pensiones, sanidad igualdad,investigacion, recordad que el Csic lo fundo Rubalcaba, progreso desarrollo, inversion, tecnologia. Podemos con suerte os da un piso y luego os cobra el Ibi. Y los del Pp a seguir viviendo a tuti plen de cobrar alquileres y de sus gasolineras y dividendos.

  15. Con la primera frase has resumido el post: “Hubo un momento en el que era más socialista que sus líderes.”
    Pocos líderes del PSOE tienen una ideología socialista, como se ha podido demostrar en los últimos años. A día de hoy su ideología y programa se construye en base a una serie de intereses (como otros partidos políticos) que han alejado la realidad social de la realidad política.
    Lamentablemente, las decisiones que nos afectan a todos no son decididas por los políticos, si no por aquellos que se encuentran por encima de ellos.

¿Quieres opinar?