Hasta los cojones

Estoy hasta los cojones. Así de claro, con todas las letras. Mi Gobierno, ese que supuestamente me representa, y el resto de la clase política español han conseguido que esté hasta los mismísimos cojones de ellos/as. Estoy hasta los huevos de su forma de gobernar, de su forma de decidir y de la impunidad que se han fabricado bajo nuestro amparo. Hace muchos, muchos meses que dejé de estar enfadado para pasar a estar lleno de ira.

Estoy hasta los cojones de que el Gobierno haga lo que sea bajo el poder de una mayoría absoluta. Ésta no vale una mierda desde que todos y cada uno de los miembros del Gobierno, desde el Presidente hasta el último/a ministro/a tienen una valoración inferior al 3,5 sobre 10.  Cuando no se tiene el respeto del pueblo, no se gobierna a base de mayoría absoluta, se dimite o se pone a cargo del pueblo soberano.

Estoy hasta los mismísimos cojones de que nos toreen y hagan lo que quieran. Aburrido de ver como en España se estafan decenas de miles de millones de euros cada año y sólo cuatro o cinco van a la cárcel para, en el peor de los casos, pasar unos meses en ella. Me he cansado de ver cómo mis representantes políticos criminalizan cosas como la inmigración ilegal. Señores representantes del poder político, el peligro de este país no radica en aquel pobre negro que salta la valla en Ceuta o Melilla para dar de comer a su familia. El peligro está en cómo un selecto grupo de personas poderosas roban, defraudan y estafan miles de millones cada año.

Estoy hasta los cojones de oir sus tonterías. La Constitución es intocable salvo si viene Alemania y te lo exige, sin embargo una parte de su país le pide un referéndum y poco más que los tratan como a loco, a auténticos terroristas de la política. Me he cansado de  ver cómo se aprovechan de sus réditos políticos para intentar mantener su poder. Hablo de la reducción de diputados en el Gobierno de Castilla La Mancha, o de cómo son capaces de crear una nueva redacción en informativos hecha a la medida de su pensamiento y visión política.

Estoy hasta los cojones de tener que ver como sólo ustedes son capaces de creerse sus mentiras. Me averguenzo como ser inteligente al ver su orgullo y prepotencia cuando mejoran los indices de desempleo. No se sientan orgullosos de ello. Hoy en España hay más parados que cuando ustedes llegaron al poder. Puede que los ciegos de sus colores no lo vean, pero las personas inteligentes sabemos leer y, sobre todo, tenemos memoria.

Estoy hasta los cojones de esto y mucho más. Me han cargado de tanta ira que francamente, no les deseo nada bueno en esta vida. Han destruido tanto de mi entorno, de la sociedad en la que vivo que no creo que se merezcan nada bueno. Haré todo lo posible para no alegrarme por sus desgracias, aunque me será muy difícil. Estoy tan lleno de ira que tengo miedo a pensar locuras.

Por suerte, mi inteligencia me dice que no soy capaz de hacer nada malo, pero sé que como yo hay mucha persona llena de ira en este país. Sé que hay muchas personas que harían cualquier cosa. Y son esas las personas que me preocupan y francamente, las que deberían vigilar. Porque si alguien tan democrático  como yo está lleno de furia, no quiero imaginarme cómo estarán los locos de verdad.

Estoy hasta los cojones, y no se me ocurre otra palabra que describa mejor mis sentimientos. Hasta los mismísimos cojones.

  1. Yo sólo tengo suficiente con el transcurrir del tiempo…

    Un loco de verdad, cuidado

  2. Creo que hoy en día todos los partídos políticos son iguales, solo les interesa la relevancia, el reconocimiento o su bolsillo, pero no trabajar para el propio país y su ciudadanos, no hay más que ver las noticias, todos dicen que el otro no hace nada y que él si las hará, pero no dice como las hará (¿será por que no lo sabe?). en fín, por mucho que nos joda, solo podemos resignarnos, por que no veo que ninguno haga náda útil a la hora de la verdad.
    saludos

¿Quieres opinar?