Cuando crucé los Estados Unidos de norte a sur

Se acabó. Tras estar meses  hablando de mi viaje por los Estados Unidos, éste llegó y se pasó. Ya es historia, como lo es aquel que hice en 2011. Este viaje, sin embargo, era más interesante. Un road trip que arrancaba en Chicago, cruzaba los Estados Unidos de norte a sur y acababa en Miami. Tres semanas por Norteamérica.

Si os soy sincero, no sabría escribir un post que resumiese toda la experiencia. Es imposible comprimir 21 días de viaje en un post. Creo que acabaré escribiendo un “libro” como la otra vez. Mientras, y como más de uno me ha pedido un post sobre él, os dejo unos cuantos apuntes sobre el #USAmigos.

  • Chicago es una ciudad increíble. Me enamoró tanto como San Francisco. Una ciudad que te invita a pasear, a disfrutar de sus parques y a sentirte uno más. Una visita obligatoria.
    Skyline de Chicago desde Lake Shore Drive
  • Me enamoré de Tennessee. Nashville tiene un sabor a ciudad sureña que me encantó. Me supo a poco la estancia en aquella ciudad. También me gustaría hablar de Memphis, una ciudad que pese a no ser glamurosa  contiene algunos rincones que son esenciales, como Graceland, la famosa Beale Street, la fabrica de guitarras Gibson o los Sun Studios.
    Ambas son ciudades empapadas de cultura musical. No me olvidaré de aquel Honky Tonk de Nashville, con una banda local versionando Ramblin’ man de los Allman Brothers. Esa canción fue el himno previo al viaje, y escucharla en directo hizo que hasta me emocionase. Un recuerdo inolvidable.
  • Fue un viaje de grandes reflexiones sobre la sociedad americana. Una sociedad muy educada, pero que cada día está más gorda. Si en 2011 me pareció ver algunas de las personas más gordas que jamas hubiese visto, en este viaje he confirmado que America tiene un GRAVE problema de obesidad. Esto se merece un post aparte, pero me apetecía comentarlo.
  • También me gustaría recalcar la amabilidad y educación del americano medio. Son gente que saluda a extraños, que te desea siempre que tengas un buen día. Serán los reyes del mundo, unos colgados de las armas y todo lo que queráis, pero son muy, muy educados. Desde el niño de 5 años hasta el mayor de los abuelos.
    Una vieja casa destartalada en pleno estado de Mississippi
  • Nueva Orleans. ¿Qué queréis que os diga de esta ciudad? ¿Me gustó? Desde luego, pero es una ciudad que ahora mismo está luchando por salir de un coma profundo. El huracán Katrina destrozó la perla de Louisiana. La clase media desapareció de la ciudad, dejando hueco a dos tipos de personas: los turistas y la población de color. Si, una de las cosas que más te llama la atención es eso, la gran cantidad de negros que se ven por las calles de NOLA.
    ¿Una ciudad insegura? probablemente, pero no me pasó nada. Puede que sus calles, con muchos comercios vacíos y algunos edificios en reconstrucción asusten, pero no son lo más peligroso del planeta. Reconozco que me hubiese gustado conocer Canal St. antes del desastre.
  • Disneyworld es precioso y saca el niño que tienes dentro de ti. Es el lugar en el que disfrutarías de igual manera que tu hijo. Sin emabrgo, si aun eres joven, o sencillamente no tienes desarrollado ese aspecto infantil, tu sitio en Orlando es Universal Studios. Ambos parques son gigantes, aunque he de reconocer que los segundos son espectaculares. La zona de Harry Potter en Universal es maravillosa. Durante unos instantes te sientes dentro del mundo de los libros.
  • Miami no es de los Estados Unidos. Es una ciudad en la que todo el mundo habla español, o casi todo el mundo. Estuve cinco días por allí y apenas usé el inglés. Es una ciudad con aires latinos y con sabor cubano, dominicano, venezolano y puertorriqueño   Little Havanna es muy agradable, y merece la pena visitarlo.
    Entrada del Centro Espacial Kennedy, en Florida
  • Me encanta el béisbol  Bueno, me encanta el béisbol en directo. Los Miami Marlins me ganaron con su oferta de palomitas de maíz ilimitadas. Si, compras un cubo y te lo rellenan tantas veces como quieras. De hecho, la gente va al béisbol a comer. El resultado les da igual. Eso si, se vuelven locos con los Home run. Cosa comprensible.
  • Me he enamorado de los supermercados Walmart. Hay un antes y un después desde que entras a uno de esos hipermercados. Si alguna vez viajas a los Estados Unidos, por favor, visita un sitio así. Entenderás muchas cosas de la cultura americana. He aprendido y he sacado más reflexiones sobre la sociedad norteamericana observándola en un Walmart que leyendo libros. Vivir para ver.
  • Es muy fuerte que en América, el agua embotellada sea más cara que la Coca-Cola.
  • Y para rematar, echaré de menos los donuts de los 7-Eleven. En general, echaré de menos los 7-eleven.

[icon name=music] Across the USA (lista que usamos durante el viaje)

 

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Me han encantado las fotos, la playlist,y cómo no la ilusión que desprende el texto. No sabía qué habías escrito un libro de tu anterior viaje. Yo lo quiero!,que igual saco info para el mío; título del mismo, please! Un saludo, @bcandhemings

  3. Es extraño cómo casi todos los tópicos al respecto de EE UU se cumplen. Recuerdo que en mi visita a la Gran Manzana era todo como de película. No solo los escenarios de Manhattan que han salido en miles de películas, también la vida diaria de los estadounidenses. La cocina a base de mantequilla, los barrios latinos, los barrios residenciales (suburbs) con sus casas blancas con jardín y garaje, las luces navideñas en las casa, las banderas americanas en el porche… La verdad es que es un mundo totalmente distinto y reconocible. Tengo ganas de volver.

    P.D: Cabronazo.

¿Quieres opinar?