#votaaquientesalgadeloshuevos

No creo en el #nolesvotes: Lo siento, pero no creo que castiguemos a nuestros políticos mejoremos las cosas. Lo mismo me da que gane el PP, el PSOE, UPyD o IU, todo viene a ser la misma mierda si llega al poder. ¿Por qué? porque el poder corrompe, seas de izquierdas, de derechas, nacionalista o centralista. No creo en los partidos que se jactan de no tener ningún miembro detenido o juzgado por corrupción. Tirando de frases hechas, hay que decir que “en todos los sitios cuecen habas”.  La corrupción es un hecho constatado desde la antigua Roma, y no entiende de colores ni de ideologías. Han caído todos, desde los fascistas más grandes a los líderes comunistas. Llamadme escéptico, pero creo que si mañana UPyD coge los escaños socialistas acabaría de forma parecida. Y donde digo UPyD puedo decir cualquier partido, repito, CUALQUIER partido.

La corrupción ni nace en la calle Génova ni en Ferraz, es un problema de nuestra especie. La corrupción no es más que la avaricia llevada a su máximo exponente. Es un pecado primario, muy primario, pero que es muy difícil (por no decir imposible) de erradicar. Algunos dirán que la avaricia “viene de fábrica” con las personas, opinión que comparto hasta cierto punto. El poder absoluto cambia a las personas, o al menos a la mayoría de ellas. El problema viene cuando ese cambio coge el camino equivocado.

Tampoco ayuda que algunos partidos usen el #nolesvotes para ganar votos. Que UPyD me diga que no tiene ningún cargo pendiente de ser investigado por corrupción no me sirve para nada. Es un partido joven, con poca representación en este momento. Posiblemente en estas elecciones mejoren sus resultados y gane mucha mas representación. Será en ese momento en el que se verá si son los elegidos o sencillamente son otro partido más. Lo mismo digo de IU y de las demás fuerzas no englobadas en el grupo vetado al voto.

Francamente, no sé cual puede ser la solución a nuestros problemas. Es un problema tan amplio, tan complejo que no existe una solución global. La economía no funcionará mejor si se va X o Y. La banca no entiende de banderas, sólo conoce un color, que es el del dinero.  Y la banca nacional no gobierna la economía mundial, así que lo mismo les da que gobierne Rajoy, Zapatero, Rosa Diez o Toni Genil. Todos se bajarán el pantalón, son parte muy importante de nuestro país. Debemos ir cambiándolo todo paso a paso. Esto no es una revolución populista, ni hay que derrocar a un tirano del poder. Debemos luchar en todos los frentes abiertos para mejorar nuestra vida. Eso requiere que cambiemos el sistema educativo, que aprendamos a ser más autosuficientes, que cambiemos la forma de representación del pueblo en las administraciones, que los banqueros no puedan controlar el mundo. Son muchos males para una sola revolución, deberemos luchar mucho si queremos que todo funcione bien. Por eso, porque nuestros males no solo vienen de los partidos políticos, sino de los empresarios, de los banqueros, de mucha gente a la que no podemos votar, vota o haz lo que quieras, pero que nadie te diga lo que debes o no debes hacer. Si me preguntas a mí, mi respuesta sería que votases a quien te saliese de ahí abajo, de los huevos, pero yo he decidido que ya no daré la cara por nadie más. Que cada uno salga de sus propios marrones…

Y si alguien se ha sentido ofendido, le pido disculpas.

Actualización: Se me olvidó mencionar a @weiko en este post. Fue  el primero que utilizó ese hashtag en Twitter. Le pido mil disculpas por no haberle mencionado desde el primer momento ;-)

 

  1. Curioso, tu artículo se titula “Vota a quien quieras”, pero parece un cántico al abstencionismo en plan “da igual, todos son la misma mierda”.

    Yo espero que la gente se moleste en darse cuenta de los programas que defiende cada partido y que voten en consecuencia… vamos, que voten a lo que creen y no a los colores (o a quien es mas guapo o habla mejor) sin pensar.

    Me da igual si están o no dentro del #nolesvotes, pero creo que es un buen punto de partida para pensar que hay muchos partidos que defienden una gran variedad de ideas.

    Lo malo, es que con el reparto D’hont, las minorías salen perdiendo y la diversidad de votos no vale para tener diversidad de representantes.

  2. Sinceramente creo que castigar a los políticos sí sirve de algo… sirve si les castigamos cuando no cumplan sus deberes, ya que de nada sirve echar ahora al PSOE si, continuando tu ejemplo, ponemos a UPyD y les dejamos hacer lo que les salga del pijote, terminarán corrompiéndose como dices.

    La solución es implicarnos más en lo que hacen los de arriba, y en el momento que se peguen la mariscada no dejarles irse sin pagar, sino que nos pongamos en la puerta y no les dejemos salir hasta que salden sus deudas. ¿La pifias? La pagas, es simple, cuando dos o tres gobiernos caigan así verás cómo el siguiente tiene más cuidadito con lo que hace.

    Un nuevo Sexenio Revolucionario nos vendría estupendamente, oshe.

  3. Sólo una pequeñísima matización: no todos los que están en política se corrompen, pero sí que en todas las formaciones hay personas susceptibles de corromperse.

  4. Pues ni defender a ultranza ni criticar a cuchillo. La idea del hashtag en mi caso no se acerca a lo que comentas. Yo si creo que hay diferencias entre políticos o partidos, cada vez menos, pero algo hay.

    Sin complicarme en la explicación, el problema es la simplificación del mensaje, votar no se deberia tomar a la ligera y desde luego, nunca votar a castigar.

    Me jode que me digan lo que tengo que hacer, decido yo y si me equivoco pues ya me joderé yo solo, que ya soy mayorcito.

  5. Vanessa

    Pues estoy muy de acuerdo contigo. Hay que aprender a diferenciar: no es lo mismo quien gobierna que quien manda. Gane quien gane las elecciones, el verdadero poder no reside en manos de los políticos. Siempre he votado al mismo partido y en las pasadas elecciones al Parlament de Catalunya, cambié. Y ahora me arrepiento, pero ¿y qué? ¿Si hubiese votado a los de siempre hubiese notado alguna diferencia? No. En estas Municipales pienso votar en blanco, pero no como un gran gesto hacia la clase política, sino porque simplemente, no me gusta ninguno de los que se presentan, y paso de quedarme en casa y no ir a votar.

  6. Como maticé antes, el castigo sí es solución, y la opinión de Vanessa me hace reafirmarme.

    ¿Por qué los políticos hacen lo que les da la gana? Porque saben que pueden hacer cualquier cosa y saldrán impunes porque no hay leyes que castiguen sus excesos [obviamente, no harán leyes que les entrampen]y porque el ciudadano español es manso y sumiso.

    ¿Por qué en Islandia se han detenido a los banqueros? Porque el pueblo se echó a la calle y pidió soluciones, y ante el temor de perder sus sueldos, los banqueros fueron las cabezas de turco de la crisis [cuando es el mismo gobierno quien también tendría que caer, ya que nadie hace nada malo si hay alguien mirando].

    Igual que los gorrillas de Sevilla se las saben todas para evitar carcel/multas, los políticos, como todo buen chorizo, conocen los resquicios legales necesarios para que nadie pueda tocarles por muchas burradas que hagan. Sin embargo, sí hay algo que les ponen los huevos de pajarita: las urnas, una vez cada cuatro años podemos decidir si siguen o no.

    ¿Que todos son iguales? Pues mira, puede que sí, pero al menos demos una oportunidad a quien nunca ha estado; ya que a los de siempre ya los conocemos, pues intentemos una experiencia nueva…

  7. Voy a mojarme sin pisar la ducha y a no extenderme demasiado, como lo hacen los extendedores de penes que anuncian a altas horas de la madrugada. Dicho esto, hay vientos que apuntan a que algo debe cambiar si no queremos irnos todos a la mismíma mierda (si, hay otra mierda más grande que la que ya pisamos). Una cosa ya ha quedado clara, no se puede confiar en la clase política ni en la voracidad extrema del capital, y por fin parece que alguien se ha dado cuenta, pero tampoco podemos volver a las cavernas, cuando te mandaban regímenes militares, cuando los derechos de los currantes eran tan solo el derecho a decir “Si Bwana!” y cuando las mujeres eran un 0 a la izquierda (para los más jóvenes, que sepáis que de esto no hace tanto. Por lo que el derecho al voto debe seguir siendo un derecho y un deber, y ahora viene mi puntualización o pregunta:
    Imaginaos que un día millones de personas desencantadas depositaran una papeleta en blanco en las urnas, es un voto válido ya que se han desplazado a votar, ¿qué partido representaría esa papeleta? ¿Qué decisiones habría que tomar si esa papeleta representara una mayoría aplastante de ciudadanos en el parlamento? ¿y si esas papeletas fuesen mayoría absoluta? ¿Dónde quedarían los partidos que nos “representan”? ¿Qué deberíamos plantearnos si eso pasara?… Con esta reflexión quiero invitar al voto, no me vale la frase “paso de ir a votar” normalmente suele ser una frase pronunciada por alguién a quién todo le importa una mierda. Yo creo en que las cosas pueden cambiar, pero por desgracia no por lo medios habituales.

    @Llantias

  8. Lo llaman democracia y no lo es!

    PD: Tomar cafés en la sede el PP te ha metido ideas muy curiosas XD.

¿Quieres opinar?