La voz del otro lado

En este post no soy yo quien pone las palabras en juego. Esta vez son algunos lectores y lectoras los que han cogido el teclado y han jugado con las palabras en lugar del que ahora os escribe. Ellos han opinado libremente sobre el blog y sobre su creador. Con sus breves reseñas os dejo.

Adolfo (@Cosechadel66)

Tengo mi pantalla configurada en 1280 por 1024 pixels. Es decir, me
comunico con el mundo de internet mediante una ventana hecha por
1.310.720 de estos pequeños puntos luminosos. Con ellos se forman mis
palabras que forman sueños que a veces provocan sonrisas, opiniones o
razones. Pero de todos ellos, el más importante es el pequeño,
pixelillo. Un buen día se hartó de mi (espero que no de mis palabras),
y se lanzó a escribirlas él. Hace ya seis años. De ley es felicitarle,
porque sólo él sabe ser importante entre un millón. Felicidades,vecino.

Txus (@txus_1972)

Alberto me ha dado la magnífica oportunidad de escribir sobre él y sobre su blog, pese a que temo decir jilipolleces o tópicos, he decidido atreverme y que sea él quien valore mis palabras. (32)

No recuerdo cuándo ni cómo llegué un día a su blog, pero recuerdo dos cosas que me impactaron:  su concepción del mundo y de sí mismo “Todos somos pixeles” y su post sobre el amor “¿Hacemos un trato?”  Os explicaré por qué…

Todos somos pixeles, insignificantes e importantes a la vez, parte de algo que nos supera pero que no sería lo mismo sin nosotros, colectivo e individuo a la vez. Algo que todos sabemos pero que, en mi caso, nadie había expresado todavía.

En cuanto a “¿Hacemos un trato?”, sólo decir que mi situación personal a día de hoy es complicada.  Estoy bastante desengañada de mí misma y encontrar un post capaz de conmoverme me devolvió la fe en mi capacidad de sentir y emocionarme con otras personas, con otras experiencias.

Después de eso vinieron cosas más intrascendentes y divertidas en el time-line de twitter (dependientes enrrollándose en trastiendas) cosas tremendamente interesantes en el blog (el análisis del Iphone 4) y otras que me hicieron seguir a Alberto con atención y cariño, cosas que hacen que no me importe ni un poquito que su banda sonora del verano sea David Guetta… :P

Jorge (@Jorgermp)

Este año conocí a pixelillo (Alberto) y tengo que decir que ha sido uno de los mejores descubrimientos de hace mucho tiempo. En su blog me he reído, he aprendido muchas cosas (música, chistes, cine, tecnología…), pero sobre todo me ha ayudado a conocerlo mas a él. Esa gramola del twitter, que siempre tiene un chiste a mano o un twit para reírte a gusto. Aún me descojono cuando recuerdo los montajes del #fotochoni y del #fotoemo. Ahora cumple seis años en su blog y para celebrarlo solo puedo darte las gracias por todos estos buenos momentos. ¡Eres todo un crack!

Asela (@AselaVit)

100 palabras para pixelillo, parece una canción de los 70 o un libro de autoayuda, pero no, es una original iniciativa para su blog: Diario de un pixel.

Alberto Cabello es buena gente, en el sentido que le dan al término Machado o Serrat. Fotógrafo, melómano devoto, culo inquieto en general (se apunta a un bombardero), que desdobla la semana en su Blog: de lunes a jueves los pinta de opinón y “Por fin es viernes” de devoción.

Twitero dicharachero, donde los haya, nos salpica de chispas cotidianas y, emulando al viejo eslogan pop-anarco: 1753 seguidores no pueden equivocarse: ¡sigue a @pixelillo!

Álvaro (@BlogdeBori)

Recuerdo que llegué a Diario de un Pixel por casualidad, una entrada de Lost, era novato y me parecía un gran blog, a día de hoy me lo sigue pareciendo, pero más por la persona que hay detrás que por el nombre que pueda tener. Meses después, trasteando con Twitter, encontré al autor de ese blog, un tal pixelillo, de Vitoria (aunque ya lo sabía),empecé a seguirle, no quedaba otra, es de la comunidad y le gustaba Lost. Qué puedo decir, es de esa clase de personas de las que te enorgullece tener cerca, de la que aprendes cada día y de las que da gusto llamar amigo, aunque sea 2.0. Un crack, un genio en muchos sentidos.

Y qué decir de Diario de un Pixel, seis añitos ya, cuando todavía esto no carburaba, ya estaba él, dándolo todo. Un referente en la blogosfera vasca y una persona ejemplar. Que queréis que os diga, de mayor quiero ser como Alberto Cabello.

Diego (@DiegoIX)

Imaginaros por un momento que en la inmensidad de la red encontráis un solo punto, uno sólo entre la magnitud de internet. Y además no sólo lo encuentras sino que por medio de una red social conoces a la persona detrás de ese pequeño píxel. Y resulta que contra todo pronóstico es una persona abierta, agradecida, cercana dentro de la distancia de las relaciones 2.0.

Bueno, pues eso es lo más grande de Diario de un Píxel y de su autor. Sus opiniones solo le pertenecen a él así que si hay que decir algo acerca de Pixelillo y de alguna manera “juzgarlo” es por esa agradable sensación de tener un compañero, un compadre en la red. Por eso muchas felicidades amigo, que el periplo de ese píxel perdido en la red dure muchos y muy buenos años!

Cirilo (@CiriloGR)

Definición de píxel: Superficie homogénea más pequeña de las que componen una imagen. (RAE)

Definición de pixelillo: Diminutivo de píxel (via sentido común). Pero ese sentido miente, porque han visto mis ojos en internet que el brillo y color que lo definen es grande.

Diario de un pixelillo: Blog heterogéneo, parte infinitesimal de internet, pero entretenido, ameno, hecho con corazón y entusiasmo: actualidad, imagen y sonido, fotografía, opinión, crítica, humor, compras, chorradas… En una palabra: vida. En dos versos: “tan sólo aquel que sabe dar mucho / puede amar y ser amado” (Aníbal Núñez).

Uno sólo tiene aquello que da.

Metodio

A todos ellos/as muchísimas gracias, de corazón.

  1. Si un océano de estrellas se puede considerar inmenso, más inmenso es aun el océano de la red. Como internauta, tu navegador es un esquife que se lanza a la deriva entre millones de páginas distintas que forman la red de redes, pudiendo encontrar zonas tranquilas y zonas azotadas por tormentas de información actualizada al segundo de igual manera. Sí, la red es un vasto mar por el que todos nos vemos obligados a navegar.

    Sin embargo, tanto tiempo en el mar no es bueno, y siempre es agradable encontrar una pequeña isla, formada post a post, en el que descansar, relajarte y disfrutar gracias a las atenciones de su principal habitante. Como dueño y encargado de este pequeño remanso de paz, este pixelillo nos ofrece un buen lugar donde reposar antes de volver a la inmensidad impredecible de la red. Objetivo conseguido: entramos con una sonrisa y con una sonrisa salimos.

    Sí, estas pequeñas áreas de descanso en nuestro ritmo de vida frenético sin duda hacen de éste un mundo maravilloso.

  2. Yo te apoyo, felices 6 años y que cumpla muchos mas.

    Diario de un Pixel felicidades! :)

  3. Zorionak Alberto y que ni nada ni nadie te cambie
    Un abrazo 1.0 pedazo de crack!
    Javi

  4. hilyon

    Bueno, Kpi, qué puedo decir? Zorionak de corazón.

    Todavía me acuerdo de la de vueltas que le dabas al concepto de píxel, de los principios del blog, de tu habitación y forma de vida desordenadas, pero al final parece que todo ha salido bien, no?

    Evidentemente, no siempre ha sido así, han pasado mil y una cosas; y, además,ahora mismo no podemos decir que estemos tan cerca el uno del otro. Cosas de la vida.

    Yo empecé a leer el blog para discutirte, muchas veces. Me gustaba tener una opinión diferente a la tuya, discutir las cosas que comentabas, leer tus relatos (te acuerdas del de “Born to be wild”?)…La polémica y conversaciones pixelianas eran algo que disfrutábamos (espero) los dos.

    En fin…echando la mirada atrás, tengo que admitir que has hecho un gran trabajo. Un trabajo que pocos llevarían a cabo con tanto cariño y dedicación como las que has puesto tú en este proyecto, esta bitácora del pixelillo en el ciberespacio de la vida.

    Zorionak de todo corazón, de parte de una amiga.

¿Quieres opinar?