Azkena Rock Festival 2010: crónica del viernes 25

Pese a haber dormido unas horas, aún me dura el subidón musical que comenzó ayer en el Azkena Rock. El día de ayer pasará a la historia como uno de los mejores del festival en su historia, gracias sobre todo al impresionante show de KISS. Con 17.000 asistentes abarrotando el recinto en su hora punta, el Azkena disfrutó de un buen día con mucho rock y sobretodo, mucho buen concierto.

Dan Baird & homemade sin dieron un buen recital de rock and rollo. El ex The Georgia satellites nos demostró ser un gran músico y guitarrista. Pero el buen hacer de Dan se quedo en nada con el siguiente concierto. Imagínate un Elvis mexicano, más rockero y versionando canciones del original. Esa combinación se llama El Vez y ayer nos hizo vibrar de lo lindo en el segundo escenario del Azkena. El chicano sorprende por su energia sobre el escenario. Es increíble, un torbellino que consigue hacerte sonreír, disfrutar de la canción y hacerte bailar, todo a la vez. Hasta cantó “eres tú” de Mocedades versionada por su estilo. Un gran artista la verdad.

Tras él llegaría el punto más femenino del día de ayer. Imelda May es una treintañera irlandesa experta en rockabilly/blues, algo que demostró con nota en el concierto de ayer. Sin tanta fuerza como el concierto anterior, May hizo disfrutar con su hermosa voz y sus canciones de corte vintage. La de Dublín mantuvo el aura de música vintage que envuelve el Azkena de este año.

Teddy Thompson era otro cantar. Hijo de cantantes folk, el londinense sale sólo al escenario. Bueno, mejor dicho acompañado únicamente de su guitarra. El cantante folk puso un punto suave al festival, un precalentamiento para el show de Bob Dylan del sábado. Que a mí su música no me llenase no significa que fuese un mal bolo, sencillamente me pareció demasiado light para esa hora y en general para el festival, o al menos para el día de ayer.

Con The Saints me fui a descansar un rato. Los australianos no me llamaban especialmente, estaba cansado y necesitaba un poco de tranquilidad. Por eso me fui a ver algo de futbol a la carpa del festival. Si, los rockeros también tenemos un poco de futboleros. Tras este parón, decidí coger buen sitio para el concierto de Slash, lo que hizo que me perdiese el concierto de The Damned.

The Damned son historia viva del punk rock. Los británicos fueron los primeros en poner un single y un disco en las listas de éxitos en su país. También fueron los primeros en girar por los Estados Unidos. Todas las críticas que escuche sobre el concierto fueron buenas, por lo que puedo decir que cumplieron con el objetivo.

Llegó la hora de ver a uno de los mejores guitarristas de la historia del rock. Con puntualidad magnifica saltó al escenario Slash y su banda. Alejado de sus Guns N’ Roses y de los Velvet Revolver, el angelino (nacido en Inglaterra sí, pero crecido en L.A.) demostró ser un maestro con las seis cuerdas. Interpretó temas de varias bandas de las que ha formado parte, pero sin duda el punto álgido del concierto fue cuando interpretó Sweet Child o mine y Paradise City, sus dos himnos con los Roses. Increíble Slash a la guitarra, como increíble Myles Kennedy, el cantante que Slash tiene en nómina para hacer el tour. El guitarrista dejó el listón muy alto a los KISS.

KISS demostró por qué se hace llamar la banda más caliente del mundo. Desde el primer instante supimos que íbamos a ver un gran show, y así fue. Fuego, pirotecnia, grandes pantallas, plataformas elevadoras, tirolinas… todo es poco para los neoyorquinos. Musicalmente hablando, el directo de KISS es excelente. Quizás no sean los jóvenes que en los 70 hicieron alucinar a su país, pero que están aún en forma es todo un hecho contrastado. Stanley es un frontman que necesita del feedback del público. Un tipo comunicativo que presenta uno por uno todas las canciones que interpreta la banda. Tocaron temas de su último trabajo (Sonic Boom) así como clásicos como Black Diamond o 100,000 years. El sprint final del concierto es una agrupación de temazos, con canciones como Detroit rock city, I was made for loving you, shout it loud o la gran I wanna rock and roll all night.

Gene Simmons es increíble. Es un genio sobre el escenario con una dramatización continua de su personaje. La sangre, su lengua… todo puro teatro que envuelve una buena actuación musical. El final, posiblemente es de los más grandes que jamas haya vivido en mi vida. Una lluvia inmensa de papelitos con humo, fuego, pirotecnia en el escenario y para rematar un espectaculo de fuegos artificiales. Posiblemente el mejor espectaculo que se ha dado hasta la fecha en todas las ediciones del festival.

Con éste concierto decidí darle el broche de oro al día. Me hubiese gustado ver a Imperial state electric, pero mi físico dijo basta. Ahora sólo nos queda el último día de cartel con grandes grupos. The Hives, Bad Religion o Chris Isaak son los nombres destacables del día, pero todos ellos por debajo del nombre del año: Bob Dylan que a las 9 de la noche nos demostrará quien es uno de los mejores músicos del siglo XX. Comienza la cuenta atrás…


  1. vanessa

    ¡Fantásticos Kiss! Mira que yo fui a verlos en Barcelona un poco sin ganas, por cuestiones ajenas al concierto… pero una vez allí, me lo pasé de lo lindo. Es un espectáculo con mayúsculas y es de admirar que, con la edad que tienen, sigan dando el callo.

    Te envidio sanamente por haber podido ver a Slash. Me encanta su nuevo disco.

¿Quieres opinar?