…y Ander me emocionó

El 30 de Abril de 2010 pasará a la historia como el primer día en el que vi a mi primo tocar con una orquesta sinfónica. Y no sólo tocar, sino ser solista de esta. La orquesta sinfónica de Euskadi, en un nuevo programa en el que da la oportunidad a jóvenes promesas de ser por un día solistas de la orquesta, dio a mi primo la oportunidad de ser el centro de admiración por un día.  Fuimos más de treinta miembros de su familia, abuelos, primos, tíos… a arroparle en uno de esos días importantes para la familia Cabello. Muchos de nosotros aún no sabíamos lo que era ver a Ander entre tanto músico, lo habíamos visto en casa pero en solitario. Ayer a las nueve de la noche ya supimos lo que era eso, y la verdad es que alucinamos.

Todos nos quedamos alucinados con él. LA ovación fue increíble, hasta cinco veces tuvo que volver a salir Ander delante del respetable. La orquesta aplaudió su increíble actuación, y en todos los ojos se veía lo mismo: este chico es un genio. No me corto al decirlo, mi primo Ander es un genio del contrabajo. Son miles y miles de horas de trabajo sí, pero ese trabajo se ha convertido en una figura musical. Hace unos meses ya os escribí sobre él, sobre cómo había llegado a hacer prácticas con la filarmónica de Berlín, que viene a ser la mejor orquesta del mundo. Ahí creía que había tocado techo pero no, el techo lo consiguió ayer emocionando a toda su familia.

Ayer me quedé sin palabras para describiros por Twitter lo que estaba viviendo, y me pasa lo mismo cuando mi primo me pide mi opinión. Hace una hora hablé con él por teléfono y no tenía palabras para decir lo bonito que fue lo de ayer. Espero que esa ausencia de palabras se vea recompensada con este post. Me quiero despedir diciendo solo una cosa: en este país no sabemos muchas veces las joyas que tenemos. Mi primo es un mero ejemplo de muchos miles de ejemplos posibles…

  1. Que guay! Felicitale de mi parte, es genial que haya gente así de buena. Que nada le detenga.

¿Quieres opinar?