Crónica de un buen inicio…

Son las 11 y 2 minutos de la noche. Es una calurosa noche de verano, por ejemplo un viernes del mes de Julio. El lugar donde hay que ubicar este relato es lo de menos. En una campa cerca de 30000 personas preparadas para pasar dos largas e intensas horas de música en directo. El publico corea cánticos como si fuese un autentico partido de fútbol, y el ambiente es de gala, como si se tratase de cualquier final de copa o liga.

Delante de ellos presiden un inmenso escenario listo para recibir al grupo estelar de la noche. Las luces dan una suave iluminación a todo lo que aguarda sobre la tarima: los amplis, los micrófonos, las guitarras, la batería… Suenan por los altavoces canciones favoritas de los miembros del grupo, música que ameniza la larga espera que muchas veces puede alargarse hasta 2 o 3 horas frente a un escenario vacío. Los pipas dan los últimos retoques, mientras los técnicos de sonido inspeccionan todo. Uno se queda sobre el escenario y con su linterna hace señales luminosas a los mesas. Esto esta a punto de empezar…

De repente las luces y la música desaparecen. Son apenas 5 segundos, 5 segundos en los que todos los asistentes tienen un momento de emoción difícil de explicar. Lo he vivido decenas de veces, pero no sabría describíroslo, es algo a medio camino entre lo sexual y el sabor de la victoria. Comienza el show…

Los gritos de un público eufórico se funden con las alarmas, el helicóptero… y finalmente el riff atronador de la guitarra. Empieza la canción y con ella los asistentes comienzan a acompañarla. Saltos, euforia, lagrimas, pelos como escarpias…

No es que Oasis sea mi grupo favorito, pero llevo años pensando que “D’You know what I mean?” es un temazo para iniciar un concierto. Quería relatar posiblemente los momentos más maravillosos de mi vida, esos 5 minutos previos y posteriores al inicio de un concierto. Quien sienta la música tanto como yo ya sabe a lo que me refiero. Ya falta menos para volver a disfrutar de ese “orgasmo musical”…

  1. Jorge Martínez

    Una pena que no estén es Spotify :(
    Pero un concierto de ellos tiene que ser genial :)

¿Quieres opinar?