• El giraluna

    Escuchadme girasoles, habla vuestro rey, conocéis perfectamente nuestra antigua ley. Por la noche hay que bajar la cabeza sin hablar. Cortaré el maldito tallo al audaz…