indianapolis

Nuestra primera etapa del viaje transcurre entre tres ciudades: Chicago, Indianapolis y Louisville. Pasaremos por tres estados norteamericanos diferentes. Casi 500 kilómetros en carretera que verdaderamente merecen la pena. Serán los primeros de un buen puñado, así que empezaremos a disfrutar de las extensas rectas de las carreteras norteamericanas. ¿Listos para el viaje?

Indianapolis: pequeña, blanca, rural

Como hacer 500 kilómetros del tirón puede resultar algo tedioso, al confeccionar este viaje decidimos hacer una pequeña parada en la ciudad de Indianapolis. Es la ciudad más importante del estado de Indiana. Es una zona blanca, es decir, una tierra con mucho caucásico y menos gente negra de lo habitual. Es un estado agrícola, lo comprobaremos desde la carretera, donde veremos miles de hectáreas de toda clase de cereales.

Es famosa por sus universidades, por su mítico circuito de carreras y por algunas franquicias deportivas. Por lo demás, no es una gran ciudad. Diría que más bien es normalita e incluso algo fea. No obstante, os puede servir para hacer un pequeño break y ojo, que tiene algún detalle interesante para visitar.

Louisville: Una ciudad anclada en el pasado

Louisville es la ciudad más importante de su estado, Kentucky. La encontramos en el centro-sudeste del país. Es la ciudad que vio nacer a Mohammed Ali, George Clooney o Jennifer Lawrence. Pese a contar con casi un millón de personas, Louisville aun sigue manteniendo cierto aroma clásico en sus calles. Cuando paseas por su distrito central, te encuentras con calles que aprecen estar ancladas en el comienzo del siglo XX.

Sin ser una ciudad preciosa, Louisville tiene un puñado de atractivos rincones que visitar. ¿Listos para seguir viajando?