Y ahora, Amnistía Internacional

Hace unos días disfruté de unas mini vacaciones en Madrid. Como siempre, mi alojamiento estaba situado en Malasaña, lo que hace que pase muchas veces por la calle Fuencarral y bum, sea el objetivo de casi todos los reclutadores de ONGs. Cariñosamente, siempre he llamado “Carpetas” a estos chicos y chicas, y en más de una ocasión me he parado a escucharlos única y exclusivamente para comprobar qué tipo de técnicas de venta usan. Al menos dos lo han sabido hacer tan bien que se lo he dicho y he acabado siendo socio de sus organizaciones. Otros lo han intentado, y en la mayoría de casos, pese a no captarme, al menos les doy algo de visibilidad en Redes Sociales. En algún caso me han apuntado para informarme de acciones puntuales. Por norma general, es gente muy maja.

Bueno, que se me ha ido el santo al cielo. El caso es que iba paseando por Fuencarral y me paró una carpeta. Muy maja, se presentó y me pidió un minuto. Era un lunes por la mañana, estaba aburrido y no tenía nada mejor que hacer, y como me apetecía hablar con alguien, dije: “venga, habla”. Esta chica se llama Marisa y me habló de Amnistía Internacional. Reconozco que apenas sabía algo de esta organización hasta la fecha. Esta chica fue encantadora y me explicó, sin querer venderme humo ni motos, a qué se dedicaban.

No me acabó de convencer, pero hizo bien su trabajo. Captó mi interés y mi atención a base de una conversación sincera y simple. Su mensaje me llegó de forma retardada. Le prometí que escribiría sobre ello, y aquí estoy. He leído durante varios días un buen puñado de referencias acerca de Amnistía Internacional. Me ha sorprendido lo que me he encontrado y así como un día dije que acabaría apoyando de forma regular a Acnur y lo hice, acabaré en la misma situación con Amnistía Internacional.

Marisa es el ejemplo de esas personas que casi sin quererlo, plantan una semilla de curiosidad en tu vida. Me ocurrió algo muy similar con el gran Gámez y la divulgación. Doy gracias por encontrarme con gente así. Gente que me incita a saber más, que despierta mi curiosidad. No diré que me hacen ser mejor, pero si más informado. Lo dicho, gracias por ello.

Y a vosotros/as, os invito a que os informéis sobre Amnistía Internacional. Y en la medida que os sea posible, colaborad  para que este mundo sea un sitio mejor. Un abrazo, mundo.

¿Quieres opinar?