Un día de compras en Barcelona (VP)

Tengo por segunda vez en mi vida la sensación de estar viviendo un día de 48 horas. Es como si estuviese sufriendo un jet lag, como si en lugar de haberme venido a Barcelona me hubiese ido a Nueva York. Llegué a las 7 de la mañana, dormí apenas dos horas largas y me fui de compras junto a mi amiga Montse. Tras muchas horas andando de tienda en tienda por el centro de Barcelona, he acabado en mi hotel en L’Hospitalet. En la calle no sabría deciros cuantos grados habrá, aunque la sensación térmica es inferior por un vientillo helador. En mi habitación casi 23 grados, por lo que os escribo plácidamente en pantalones cortos.

Pese a que prometí muchas compras, he de decir que las primeras horas han dado mucho de si para coger ideas, pero pocas compras. Y es que he visto muchas, muchísimas cosas interesantes, frikis y guays y lo peor es que no se puede coger todo. Así que hasta última hora no decidiré que coger, porque aquí el domingo está todo abierto, que es último domingo antes de nochebuena. De momento me vuelvo a Vitoria con dos maravillosas chaquetas Adidas Originals. Dos chaquetas Firebird que se unen a las otras tres que tengo en casa. Esta vez he roto un poco los esquemas mios, y he cambiado el negro por el clásico rojo, muy rapero de los ochenta y una azul oscura combinada con rojo que es bastante guapa tambien.

Adidas Firebird blue red

Aparte de las compras, he podido disfrutar de un día tranquilo en buena compañia, algo que necesitaba para desconectar un poco de Vitoria. No es que esté mal en Gasteiz, sólo necesito desconectar de él cada cierto tiempo. Y bueno, mañana creo que dedicaré el día a la fotografía y dejaré el consumismo para el sábado, aunque dudo que se me vaya mucho más la cabeza en compras navideñas. Probaré la fotografía nocturna durante la tarde-noche de mañana por las calles de Barcelona, a ver que sale. Creo que la primera parada será la torre Agbar, a ver si está iluminada…

Os voy dejando, que me apetece darle carpetazo a este largo día. Mañana os cuento más sobre mis andanzas catalanas. Pasadlo bien gente, nos vemos.

¿Quieres opinar?