Confesiones de una nochebuena.

Llegó la navidad del 2009. Tal día como hoy hace un año me encontraba en este mismo sitio, en mi casa y como ahora me encontraba solo. Pero el año pasado la cena de nochebuena no fue familiar, no. Es una larga historia que prefiero no contaros, pero en resumidas cuentas diré que las pasadas navidades no fueron excelentes. Por A o por B pasaron con mas pena que gloria en mi vida. Hoy, 365 días despues las cosas han cambiado, no mucho la verdad, pero si lo suficiente para ver el camino de la vida de otro color.

Hace un año mi vida se dividía por varias encrucijadas complejas.Problemas familiares muy cercanos, problemas sentimentales y mi omnipresente pesimismo hacian que mi vida fuese gris. Durante muchos meses he pensado que he vivido una etapa de mi vida rara en la que basicamente he visto pasar el tiempo sin sacarle provecho alguno. Es una sensación triste, porque ves escapar parte de los mejores años de tu vida sin saber aprovecharlos, pero parece que las cosas han cambiado. Hoy, 25 de diciembre de 2009 el vaso sigue igual de lleno, pero en lugar de verlo medio vacio lo veo medio lleno. Las “malas vibraciones” de hace un año han ido evaporandose, y ahora el camino que tengo se presenta dificil, pero menos complejo que el de antaño.

¿Por qué este cambio? no lo sé la verdad. Lo que si sé es que hoy tengo ganas de vivir la vida con otros ojos. Muchas de las metas que me puse el año pasado han pasado a la historia, pero me estoy colocando unas nuevas que creo que serán mas interesantes para mi. Tengo una en especial (como siempre no os aportaré mucha más información) que me hace mucha ilusión colocar y sobretodo más aún conseguirla. Es difícil, quizás demasiado complicada, pero creo que tengo una esperanza en la que agarrarme. Creo que esta vez mi fracaso no debería llegar, y sobretodo creo que es la pieza que falta a este rompecabezas para ser perfecto.

Es hora de irme a la cama, pero me quiero despedir diciendoos una simple frase que a mi desde hace unos meses me ha marcado: queda prohibido no buscar tu felicidad. No hay nada imposible en esta vida salvo sobrevivir a la muerte. Creedme, hay cosas muy dificil, casi utópicas, pero podéis estar seguros que no son imposibles. Así que haced como yo, quedaros con esa frase, y de ella haced un lema.

Buenas noches lectores y lectoras de mi blog. Felices fiestas.

¿Quieres opinar?