El guardián entre el centeno, un clásico que no me ha convencido.

Hace un mes una buena amiga me recomendó una lectura. Necesitaba un libro ya, mi mono por leer era bastante grande y me recomendó un clásico de la literatura norteamericana de mediados del siglo XX: el guardían entre el centeno. Publicada en 1951, la novela de J.D. Salinger causó una gran polémica gracias a su lenuaje directo y sus numerosas citas al alcohol, a las drogas y al sexo. Leida por millones de personas y siendo una de las novelas más usadas en las lecturas escolares, el guardian entre el centeno es una novela no muy extensa, de apenas unas 200 páginas que cuenta la historia de un adolescente que es expulsado de un colegio privado y que decide irse de él antes de las vacaciones de navidad. Holden Caulfield se arma de valor y se marcha a pasar esos días a Nueva York donde se encontrará una vida de pcado, rodeado de mujeres, bares oscuros y pervertidos. Holden es un chico negativo y depresivo, pocas cosas le hacen feliz salvo su hermana menor Phoebe.  El viaje de Holden es un viaje a la depresión, a convertirse en un ser gris que no tiene ninguna motivación en la vida. La novela de Salinger es etiquetada como polémica también porque siempre ha ido ligada a la historia de muchos asesinos famosos. Mark David chapman, mas conocido como el asesino de John Lennon llevaba un ejemplar del libro cuando fue detenido. John Hinckley, la persona que atentó contra el ex-presidente Reagan tambien fue seguidor del libro, y a la lista se le pueden añadir un buen puñado más de asesinos.

Hablando puramente del libro, es cierto que es una buena obra, pero francamente no me ha convencido al cien por cien. Me ha gustado, de hecho no lo he deshechado a la mitad, pero me ha parecido una historia bastante simple y sencilla. No pido que sea una aventura, no quiero que el protagonista viva historias como si fuese un Indiana Jones, pero es un drama social interesante pero con una historia bastante plana, sin cosas importantes. A medida que pasaban los capítulos pensaba “dios, algo interesante pasará” pero no, no pasaba absolutamente nada interesante. La historia del joven Caulfield es monotona y gris, y el libro viene a enseñarnos tres días de la vida de un depresivo extremo, una persona que odia todo y poco o nada quiere de su vida. A medida que pasan las cosas odias más y más al personaje, llegando a desearle lo peor en algún momento, yo personalmente así opinaba.

¿Es un clásico y un esencial de la literatura moderna? posiblemente, si. Es muy interesante en varios factores como el psicológico por ejemplo, pero como historia a mi juicio es mas bien pobre. Me gustó, no lo negaré pero tampoco me ha parecido un libro perfecto. Lo recomiendo pese a que le ponga tantos peros, es una lectura bastante sencilla y rápida, un buen lecotr se la puede leer en un par de sentadas. Si tengo que ponerle una nota… sería un seis alto, no mucho más.

¿Quieres opinar?