El sueño: uno de los misterios más grandes de la humanidad.


¿de dónde venimos?¿a dónde vamos?¿qué sentido tiene todo?¿existe dios?¿por qué los sueños son tan raros y se cortan cuando mejor se ponen? amigos y amigas, son respuestas que probablemente nunca conoceremos. En serio, desde hace unos días llevo dandole vueltas al cerebro con el mismo tema: los sueños. Es conocido por todos que los sueños se producen cuando el sueño no es totalmente profundo, lo que quiere decir que esas horas de pernoctación que nos pasamos soñando son sencillamente horas de mal descanso.

En los últimos dos o tres días, probablemente por el calor mi sueño ha variado un poco. De no tener ningún recuerdo he pasado a despertarme con lagunas sobre los sueños o con recuerdos muy profundos sobre éstos. En una semana he pasado de dormir de un tirón a tener sueños de lo mas variopinto, desde cosas subrealistas a cosas que me gustaría que sucediesen o que sencillamente me hubiese gustado que fuesen de otra forma. Sea lo que sea, cada día me planteo una nueva pregunta sobre mis sueños.

dormir

La primera es la que todos nos hemos hecho alguna vez: ¿Por qué los sueños acaban cuando va a pasar algo interesante? ¡miente el que diga lo contrario! en serio, creo que los regidores de la tele son los mismos que dirijen nuestros sueños. En tu serie favorita el actor principal esta a punto de morir… cuando pasan a publicidad. En los sueños ocurre lo mismo, sólo que en lugar de ponernos anuncios nuestra mente nos despierta para ir al baño porque nuestras ganas de mear llegan a un punto extremo. Pero lo peor no es eso, tener que ir al baño, lo peor es que orinas lo mas rapido posible por volver a la cama y ver la resolución del sueño pero no, no lo vuelves a ver,  en la tele a los cinco minutos sigue la serie pero en tus sueños las cosas no se quedan en pause ni estan grabadas. Por eso si estas a punto de ver la realidad sobre tu futuro, si alguien te va a besar, si te va  a ocurrir algo peligroso pero tu cuerpo te dice “para” tú no le hagas caso, sigue hacia adelante. Aunque mamá te eche la bronca como cuando tenías cinco años por mearte en la cama, créme valdrá la pena, al menos no te levantarás con la “intringulis” de pensar que hubiese pasado de haber seguido el sueño. Tambien a veces ocurre que el sueño acaba bruscamente por otra razón: suena el despertador. Por esa maldita razón he llegado a clase o al curro más de una y más de tres veces de mala hostia. Imagínatelo: un mundo perfecto, ocurriendo cosas fantasticas y así, sin previo aviso un ruido demencial te despierta y te devuelve a la realidad. ¿por qué soñaremos tanta gilipollez subrealista? definitivamente necesito leer la obra de Freud…

Empiezo a odiar los sueños, aunque hagan que las cosas buenas parezcan reales y todas esas cosas bonitas lo único que consiguen verdaderamente es encabronarte de verdad. Hoy lo mas curioso es que no recuerdo haber soñado, de hecho me desvelé a eso de las dos de la mañana y el siguiente recuerdo es el despertador berreando a las 9 y pico, así que la cosa ha estado bien.


Archivo

No hay comentarios

Deja tu comentario

*