Primera ley sobre el cliente o usuario final de un producto.

“El cliente, al igual que el usuario final es estúpido. No hay nada que hacer, aunque resucitase el mismísimo Darwin necesitaría ayuda técnica para montar un armario del Ikea o a configurar su conexión a internet”

Firmado: servidor.

¿Quieres opinar?