Crítica de La Jungla 4.0.

Tenía ganas de ver la cuarta entrega de “la jungla de cristal”, posiblemente las mejores peliculas de acción de la decada de los 90 protagonizadas por el autentico tipo duro John Mclane interpretado por el gran duro del cine Bruce Willis. Este personaje le hemos visto lleno de sangre, con numerosas heridas, asesinando, insultando, hasta haciendo gracias, es probablemente uno de los personajes mas duros de la historia del cine junto a gente como Clint Eastwood y su Harry el sucio o el gran Arnold y su Terminator. Mucho se esperaba de esta pelicula, los seguidores de la saga esperabamos acción a tope con un Mclane en camiseta de tirantes correteando con su pistola matando terroristas, esta vez ha sido la cosa parecida, pero la esencia era otra. ¿Se ha hecho mayor ya nuestro detective favorito? probablemente, ahora hablaremos mas de ello.

Primero un poco de historia. Tras haber salvado a Estados Unidos de tres terroristas en lugares tan aprejos como una torre de Los Angeles, un aeropuerto o el mismisimo Wall Street, Mclane se tiene que ocupar de unos hackers informaticos que pretenden dejar al borde del caos total a todo el pais en su fiesta nacional del cuatro de Julio. Un joven pirata informatico, al que Bruce Willis debe salvaguardar es quien parece tiene la llave para salvar a los Estados Unidos de su mayor crisis. Mucha, muchisima acción al mas puro estilo de la jungla de cristal.

Ahora metamonos las manos en la masa, comencemos diciendo que la pelicula es entretenida, cargada de acción, mucha acción pero que desde luego NO esta a la altura de sus tres predecesoras. Si ya “la jungla de cristal: la venganza” flojeaba un poco con un Bruce Willis cuarentón, una decada después el duro del cine americano parece que sigue manteniendo ese aspecto y caracter de duro, pero con cierto tono descafeinado. El John Mclane de esta pelicula es menos duro, sin esa boca sucia que cada 2 minutos lanzaba un “hijo de puta”,”gilipollas” o “cabron”. No es que Bruce Willis sea una monja en la pelicula, pero si parece que le han dado un aviso por la boca sucia de las primeras dos entregas en especial. Sus puntos graciosos, ese sarcasmo que tanto nos ha hecho reir en la saga sigue intacto en él por suerte.


¿No os recuerda este Bruce Willis que no le mata ni dios a John Locke de Perdidos? mantienen hasta un parecido razonable en el físico.

Pero la pelicula peca de sobrepasar los limites de la “realidad aceptable”. Llamo así a las pautas que dejamos pasar normalmente a los heroes de acción de las peliculas, cosas que sabemos en realidad apenas se podrían llevar a cabo pero que dejamos pasar “porque es una peli”. John Mclane ha salvado cientos de vidas, ha matado a cientos de terroristas sin la ayuda de nadie, se ha metido seteciendos golpes que rozan la mortalidad y aún sigue vivo, en las primeras entregas pasabamos muchas heroicidades de él, porque se podían hasta llevar a cabo, pero es en esta cuarta entrega donde la acción ha sobrepasado excesivamente estos limites. Hace funcionar un helicoptero, estrella un coche contra uno de éstos que esta en el aire, tiene cerca de 4 accidentes de tráfico, se cae cerca de 10 veces desde alturas importantes, le meten varios tiros… y aún así cinco minutos después de que todo se solucione esta casi como si nada hablando con su hija, la cual ya esta crecidita y es toda una mujer, la cual por cierto ha heredado el genio de su padre. Si, le pasaríamos algunas de estas cosas, pero tantas… es un punto negativo para la pelicula.

Resumiendo, es una pelicula palomitera entretenida que no estará a la altura de sus predecesoras jamás, pasará con mas pena que gloria en el recuerdo de los amantes de la saga, que no saldrán del todo defraudados del cine pero si pidiendo la vuelta del sucio policia y no este bruce Willis calvo con chupa.

Lo mejor:

  • Mucha acción marca de la casa.
  • El humor acído de Bruce Willis.

Lo peor:

  • Quizás demasiada acción.
  • El puntillo descafeinado del cincuentón John Mclane.
  • La historia tampoco es nada del otro mundo.

MI NOTA: 6, aprobado, podía haber sido peor… pero tambien mucho mejor.

¿Quieres opinar?