Así pasó la primera parte del Bilbao BBK Live 2007.

Exito hasta el momento, así se puede definir al Bilbao BBK Live 2007 despues de las dos primeras jornadas del cartel. Al menos 40.000 asistentes han pasado por Kobetamendi en estos dos días llenos de mucha música y de muchos estilos, predominando el buen rock. Ha habido de todo, penas y alegrías, aunque son estas últimas las que mas se han repetido por suerte. Vamos a hacer un repaso por todo lo acontecido.
La primera jornada, una autentica jornada de rock en estado puro comenzó con los Vhaldemar, que hicieron un buen debut del festival. Tras ellos se estrenaban los conciertos en el escenario principal, un enorme escenario que intentó llenar la belleza anglosajona de Lauren Harris, hija del bajista Steve Harris, de los Iron Maiden. Su hard rock, mas comercial que puro no acabo de convencer, aunque no lo hizo mal, los que estabamos allí presentes nos quedamos más por ver a aquella hermosa chica que por sus dotes rockeras. Tras Lauren volveríamos al segundo escenario, donde nos esperaban unos Bloodsimple que pusieron toda la carne en el asador. Los neoyorquinos dieron un buen espectaculo con su sonido numetalero, las cosas poco a poco se fueron calentando y el público poco a poco se fue entregando.

Red Hot Chili Peppers y Bloodsimple.

A continuación Stone Sour y un sonido menos potente y más clásico, tuvieron que hacer frente a dos cortes de luz. Correctos pese al problema. Volveríamos al otro escenario donde llegaba la hora de Mastodon. Buen sonido el de estos, ya se notaba que el publico iba llenando el recinto y el ambiente a partir de ahora ya se ponía mas bonito e intenso. Después de ellos vendría el concierto de otro plato fuerte, volvía al pais vasco la triunfadora del pasado Azkena Rock festival, la actriz Juliette Lewis y su banda los Licks. Cantandole el cumpleaños feliz empezó el concierto, Juliette saltaba al escenario con unos pantalones de vinilo negro, camiseta de redecilla y sujetador, con un maquillaje curioso multicolor y con una pluma de indio. Mucho movimiento sobre el escenario, volvió a demostrar que esta hecha para el mundo del rock. Ya estaba la suerte hechada, estabamos a menos de una hora del concierto de los mas esperados, los Iron Maiden.15

15.000 personas se congregaron delante del escenario principal, donde se podía observa un escenario convertido en una autentica trinchera, con focos, alambres de espino y sacos. Eran las diez y veinticinco cuando saltaban los ingleses al escenario. El público rugía con ellos, había hambre en el público de heavy metal y por probar el circo de los Maiden, para muchisimos jovenes su primer concierto del grupo inglés. Muchisimos adolescentes había en las primeras filas, Los Maiden atraen a pequeños y mayores. Sonaron al comienzo las conciones de su último trabajo, aunque tambien se disfrutó de clásicos como The Trooper. Seguirian temazos del Number of the beast, desatandose la autentica locura con el Run to the hills. El grupo se dejó la piel sobre el escenario, Bruce Dickinson y su voz junto a las guitarras de Smith, Murray y Gers y el ritmo marcado por Nicko y el gran lider Steve Harris. El grupo se iría para volver unos minutos antes de las doce de la noche, era momento de tocar su himno “2 minutes to midnight”. Aún debería sonar “Iron Maiden” y “hallowed be thy name”, con la que se cerró la actuación de la doncella. Gran concierto el que nos dejó Iron Maiden que demostró que sus escenografías estan a la altura del grupo. Un tanque con Eddie saliendo de él, un Eddie de 4 metros caminando por el escenario o una bestia fueron los momentos cumbres de la escenografía de la noche.

Muchisima gente en estos dos días en el recinto.

Tras el concierto de la noche, llegaban los Within Temptation, que dieron un recital de buen sonido, rozando la perfección. La voz femenina, junto a un sonido metalero excelente hicieron que estuviesen a la altura de las circustancias, fue un notable más que alto. Se cerraba la primera jornada del festival con un exito abrumador.

El Viernes hubo muchísima mas gente, pero sin embargo la calidad media de los conciertos no fue tan buena. Billy Tallent congregó a muchísimos jovenes como él, sonó bastante bien y cumplió las expectativas. Tras él Kula Shaker, unos viejos conocidos del mundo del rock que volvían tras unos años. Sonido britanico no tan querido por estos lares, en tono mas suave que Franz Ferdinand que no cautivó tanto comos e creia. Su versión de Hush sonó bastante bien, todo un clásico de esta banda con tintes piscodelicos. Fishbone, con su rollo de Ska contundente y sonido tropical causaron un furor increible. Tremendo el concierto que se marcó esta gente que demostró que podía hacerse una autentica fiesta encima y debajo del escenario. Ya sólo faltaba un concierto para disfrutar del plato fuerte de la noche. Pero la verdad, lo que venía a continuación fue el mayor éxito de ayer, Fermim Muguruza y su banda hizó que todos los asistentes botasemos, brincasemos y bailasemos con sus clásicos de siempre. Fiestón de su banda de resistencia.

Llegaba la hora de la verdad, los red hot chili peppers empezaron con fuerza, mucha fuerza, tocando un temazo como es el Can’t Stop. Los californianos hicieron un repaso quizas demasiado grande a su ultimo trabajo, dejando fuera del set list clasicos como Otherside, under the bridge o Californication. Además, Flea recibió un regalo inesperado, le lanzaron un vaso lleno de bebida. No le sento nada bien al bajista, que salió al escenario poco despues con un enorme albornoz. El final, psicodelico, fueron 8 minutos de bombardeo de bateria, bajo y sonidos hechos con la pedalera de Frusciante. Francamente un error acabar así, sin despedirse. Frios, muy frios estuvieron estos pimientos calientes. La noche la cerraría my chemical romance que a mi no me convencieron. Un dia que acabo con un suficiente alto pero que no defraudó del todo gracias a espectaculos como Fermin Muguruza o Fishbone.

¿Quieres opinar?