No mataras…¡ja!

Hoy es Domingo de Resurreción, el día en el cual”nuestro” señor Jesucristo resucitó de entre los muertos, obrandose el milagro. Bueno, francamente la historia nos la trae algo floja en este caso. Con motivo de las celebraciones relijiosas de Semana Santa el Papa ha salido a su balcón en el Vaticano para ofrecer la bendicion urbi et orbi, que no se lo que significa, pero tampoco importa. Normalmente en estos casos tiene unas palabras para el mundo, apoya la lucha contra el hambre, la pobreza y esas cosas, puro sentimentalismo hablado que no sirve absolutamente para nada.
Hoy se habían congregado unas 3000 personas en el Vaticano contra la pena de muerte, intentando forzar a Benedicto XVI a decir unas palabras contra ella. La respuesta del Papa ante estas personas ha sido la del silencio, no haa opinado ni dicho nada acerca de ellos, y francamente es doloroso porque incumple uno de los 10 pilares básicos de su relijion: No matarás.

Pero ahora esos mandamientos estan reglados cual constitución o código penal o civil. En serio, me he encontrado en esta página todas las leyes de los mandamientos. Flipa, oficialmente uno puede seguir matando siempre y cuando lo ponga en la ley de su páis. Sin embargo es pecado abortar o la eutanasia. Francamente, que alguien corte su vida porque quiere no me parece mal, a mi lo que me parece mal es que se la corten a una persona por obligación. Si, puede ser un/a asesino/a, pero francamente no hay que seguir la ley de Amurabi en los tiempos del siglo XXI, el ojo por ojo y diente por diente sobra en el 2007. Tan pecado me parece el que cumple el señor gobernador del estado americano donde se comete la pena de muerte como el de la chica violada que quiere abortar a un hijo no deseado, y aún así me parece una absurdez que ese caso sea tildado de pecado. No hay mayor pecador en el mundo que la iglesia, que cumple el pecado de no renovarse de una maldita vez. Hay que empezar a demostrar a la maldita iglesia que en la actual sociedad española el laicismo es la oficialdad, y no la imposición de un pensamiento moralista.

Vivimos en el siglo de la migración, hay tantos musulmanes prácticantes casi como verdaderos beatos, las procesiones se llenand e falsos creyentes, reconozcamoslo, hay que ir alejando del poder a la cruz, ya no vivimos en una sociedad autoritaria gobernada por ministros del dolor y curas imponedores.

¿Quieres opinar?