Consejos a la hora de comprar una cámara vintage

En abril del año pasado decidí empezar a coleccionar cámaras de fotos clásicas. Desde entonces, no he dejado de ir creciendo hasta empezar a tener una pinta muy interesante. Si os interesa, tenéis la lista aquí.

Hace no mucho pensé que estaría bien preparar un post dando algunas instrucciones o consejos para acertar comprando cámaras analógicas. Saber en qué te debes fijar si quieres que te de un buen resultado y no te lleves una sorpresa al probarla o recoger tu carrete revelado. Son anotaciones o detalles que he ido descubriendo en base a la experiencia, comprando semanalmente de dos a cuatro cámaras de todos los tipos y en distintos estados.

Ojo, no me hago responsable de nada. Que sigas todos estos pasos no te asegurará tener una cámara en condiciones óptimas, pero sí que puedas evitar aquellas que tengan problemas graves de uso.

Detalles básicos

  • Fíjate en el espacio para el carrete, sea del tipo que sea. Debe de ser totalmente opaco, salvo en algunos casos. Toda entrada de luz, por mínima que sea alterará el acabado final de la fotografía. Comprueba que el compartimiento cierra bien, las gomas o espumas no están erosionadas, etc.
  • La gran mayoría de cámaras tiene un rango de diferentes velocidades. Comprueba que éstas funcionan bien, especialmente B, 30, 60, 125, 250 o 500. Suelen ser las velocidades más usadas y por ende las que te interesa que funcionen bien. Cada cámara tenía un mecanismo de disparo diferente, así que puede que no tengas 60 pero si 50, o 100 en lugar de 125. Coge la 30 y despues la 100. Observa si hay diferencia notoria en velocidad y haz lo mismo entre la 100 y la 250 o 300. Es difícil de ver en algunos casos, pero si todo te parece demasiado lento, hay un problema.
  • Seguimos con las velocidades. Es posible que en algunas cámaras, algunas vayan lentas mientras que otras no. La velocidades de obturación más lentas (1/2, 1/8,…) suelen ser las más afectadas con el paso del tiempo. No es algo excesivamente preocupante porque no las usarás mucho.
  • Haz lo siguiente. Abre el compartimento de tu cámara compacta. ¿Entra luz por el objetivo? El disparador está roto, así que olvídate. ¿Tienes una réflex? Si ocurre algo parecido, tienes el mismo problema.
  • Cámaras de fuelle: extiende el fuelle de la cámara, abre la tapa trasera y observa el interior. Busca alguna posible entrada de luz ya que suele ser normal si la cámara no se ha cuidado bien, está muy usada o ha sufrido alguna avería. Los agujeros se pueden arreglar.

Pilas

  • Comprueba que el compartimiento para las pilas está limpio. Era típico guardar la cámara con éstas puestas y tras años se generaban pérdidas de su acido, generando corrosión. Esto puede inutilizar el medidor de luz o hasta el funcionamiento completo de la cámara. Si ésta funciona mecánicamente sin pilas, genial, pero si depende de ella que el compartimiento esté lo más limpio posible.
  • Muchas de las pilas que se usaban en las cámaras se dejaron de fabricar por diversos motivos. La mayoría eran de mercurio y éste está prohibido. Sin embargo, en la gran mayoría de casos hay alternativas o conversores para poder usar otro tipo de batería. Algunas suben de precio, pero se encuentran. Mi consejo es que busques información sobre esa cámara en internet buscando en Google el nómbre del modelo+ battery. Seguro que encontrarás info, y sino siempre puedes contactar conmigo.
  • Algunas cámaras solo funcionan con alimentación de sus pilas. Un ejemplo son las réflex OM de Olympus, que sin las pilas LR44 (las de botón de toda la vida) no se activa su disparador. No os asusteis si al recibirla parece estar bloqueada, puede que sea falta de pilas nuevas.

Objetivo / Lentes de la cámara

  • Es típico que con el tiempo, la lubricación de los diafragmas se pierda y estos se queden fijos en alguna apertura. Mueve el selector de diafragma y confirma que se mueve de forma fluida. A veces éste no se activa si no presionamos el disparador o pulsamos en algun saliente del objetivo.
  • Vamos a examinar un objetivo desmontable. Las comprobaciones básicas son:
    • Pon la apertura máxima de éste y alzalo hacia el techo mirando por el lado que se queda dentro de la cámara. Lleva la visión hasta cerca de una bombilla y podremos comprobar el detalle número 1: No tiene motas de polvo o de cualquier tipo entre las diferentes piezas ópticas. A veces nos encontrarás algunas, pero si éstas están cerca del borde quizás podrás usar la cámara con una apertura inferior a la máxima.
    • Haz el mismo proceso para comprobar que no esté rayado.
    • Observa que no estén ahumados, como si se tratase de una neblina.
    • La humedad, la mala conservación, los hogares con mascota,… ayudan a que las ópticas generen hongos. No, no vas a encontrarte una seta, pero sí una especie de telaraña interior, como si se tratase de fibras de algodón. Son imposibles o casi imposibles de eliminar, así que huye de toda cámara con ellos si es que quieres usarla.
  • Si se trata de un objetivo fijo, el proceso es parecido. Ponemos la apertura al máximo posible, abrimos el compartimento de la cámara, colocamos la velocidad de ésta en B (el obturador se mantendrá abierto mientras apretemos el disparador), cargamos el disparador y lo mantenemos pulsado. Así la óptica quedará perfectamente visible. Los problemas detallados arriba son idénticos en este tipo de cámara. Si no tienes modo B, entonces es más difícil de examinar las lentes.
  • Parece una obviedad, pero antes de examinar las ópticas, limpialas con una gamuza o algún producto para limpiar gafas. Las toallitas secas que venden en Muji son mano de santo.
  • Algunas cámaras compactas permiten cambiar de lente, principalmente las de fuelle de carrete de 35mm. Esto te puede salvar ya que solo tendrías que sustuir este elemento.

Cortinilla de cámara réflex

Los obturadores de la gran mayoría de las cámaras réflex se basan en un sistema de cortinillas. Pueden ser de muchos tipos, desde una parte móvil acoplada al espejo a cortinas horizontales o verticales de tela o metal. Voy a darte un par de consejos:

  • Lo principal, fíjate si la cortina está cerrada y no abierta. De estarlo, entraría luz y significaría que hay que arreglarla.
  • Si la cortinilla es de tela, haz lo siguiente. Quita el objetivo y abre el compartimiento trasero. Enciende una bombilla e intenta observarlo tras la cortina. También sirve hacer lo mismo con la luz natural. Si ves que tiene agujeritos y pasa la luz, es seguro que tus fotos tendrán manchas por esto. A veces una de las dos partes de la cortinilla es la afectada, así que para probar las dos, carga el obturador como si estuvieses corriendo el carrete.
  • Si la cortinilla es metálica, comprueba que ésta se cierra completamente tras el disparo.
  • En ocasiones, los obturadores pierden fuerza, ralentizando el cierre total. Si esto ocurre, tendrás un problema con las fotos ya que tendrán mayor exposición en cierta zona.

Tipos de película / carretes

No son pocos los tipos de película que se han ido vendiendo durante los últimos 150 años, así que voy a listar los usados por las cámaras más comunes. Dejo un enlace a una imagen o vídeo en cada uno de ellos para que os hagais una idea de cómo son.

  • 35 mm: El carrete de toda la vida, el que usaban casi todas las cámaras en los 80/90. Hoy en día es la película más barata y fácil de encontrar. Tienes un carrete por unos 4 euros y hay muchos estudios fotográficos que todavía revelan los carretes. A mí el procesado de la película y el escaneado de los negativos en un CD me sale a menos de 10 euros.
  • 120 mm: Los carretes de medio formato, empleado en cámaras de los años 20-60 principalmente y en aquellas cámaras de gama media alta como eran las TLR o las de formato medio como las Mamiya, Hasselblad o similares. También son fáciles de encontrar, quizás no tanto como los de 35mm y son algo más caros, pero puedes hacerte con uno por unos 6-7 euros.
  • 110 mm: Es una película muy estrecha que se usó en aquellas cámaras compactas alargadas. Se siguen vendiendo pero su uso hoy en día es casi residual. Sé que Lomography todavía vendía algo de este tipo de película.
  • APS: Fue la última evolución del carrete de 35mm. Un experimento que llegó a finales de los 90 y que no cuajó en un momento en el que lo digital venía pisando fuerte. Se dejó de fabricar en 2004, así que como comprenderás, comprarte una cámara de este sistema no será la mejor idea si es que quieres usarla.
  • 127 mm: Es un tipo de película creado por Kodak a comienzos del siglo XX. Desapareció casi y revivió en los 50 gracias a cámaras de esta marca como las Brownie. Aunque Kodak dejó de fabricar esta película en los 90 todavía hay algunas pequeñas empresas que la fabrican. Eso sí, no esperes algo barato. Tip: si tu cámara usa este tipo de película, puedes hacer este hacking para usar carretes de 35mm. No es lo mismo pero sí es más barato.
  • 620: Algunas cámaras de fuelle de Kodak usaban este sistema de película, que técnicamente es idéntico pero con un canutillo más fino. Si coges uno de 120 y le pasas la lima por la parte de arriba hasta reducirle unas micras tendrás un carrete de 620.
  • SL / Rapid: Un sistema de cartuchos que usa película de 35 mm pero más fácil de usar y colocar. Se pueden rellenar hoy en día con película convencional y seguir usándose. El máximo de fotos en este sistema eran 20/24. Los Rapid eran cartuchos de la marca Agfa mientras que SL era la denominación en marcas soviéticas o alemanas del este.
  • 126: Eran un cartucho basado en un sistema similar al Rapid, solo que uniendo dos carretes. Este sistema está descontinuado, pero hay hacks para poder recargarlos.
  • Disc: Eran unos discos que tenían película a su alrededor. Las cámaras eran muy finas y de un tamaño realmente compacto, pero no acabaron convenciendo. Es un formato descontinuado, así que no podrás hacerte con película virgen en este formato.

Medio marco vs Medio formato

Durante años se fabricaron las llamadas cámaras half frame. Todas ellas usaban película de 35mm en cualquiera de sus formatos (sistema rapid, cartucho convencional, etc). Básicamente dividen el negativo de toda la vida en dos, duplicando el número de fotos que podemos sacar. Con ello también perderemos la posibilidad de hacer impresiones de un formato medio.

Una cosa que suele pasar al usar estas cámaras es que parece que el corredor de película, ya sea manivela o rueda, te genere la sensación de que algo no va mal. No te preocupes, como necesita menos película también tienes que tener un recorrido menor en este proceso. Las Olympus Pen, las Penti o las Chaika son algunos ejemplos de cámaras half frame o de medio marco.

No debemos confundirlas con las cámaras de medio formato. Éstas usan película de 120mm o similares que generan negativos de gran tamaño (6x6cm, 6×9,…).

¿Dudas? Contacta conmigo

Puedes hacerlo vía Twitter (soy @pixelillo) o mandándome un mensaje desde aquí.